“LA RESISTENCIA ANAERÓBICA LÁCTICA EN NIÑOS ESTÁ INMADURA Y NO SE DEBE TRABAJAR”. ¿MITO O REALIDAD? ANÁLISIS CRÍTICO Y REVISIÓN ACTUAL

por Ene 13, 2023- ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS, - CICLISMO, - EDUCACIÓN FÍSICA, - EL ENTRENAMIENTO FUNCIONAL APLICADO A LOS DEPORTES, - ENTRENAMIENTO GENERAL, - NATACIÓN, - RUNNING, - TODAS LAS ENTRADAS0 Comentarios

Tiempo de lectura: 13 minutos

LA RESISTENCIA ANAERÓBICA LÁCTICA EN NIÑOS ESTÁ INMADURA Y NO SE DEBE TRABAJAR. ¿MITO O REALIDAD? ANÁLISIS CRÍTICO Y REVISIÓN ACTUAL

Un programa de entrenamiento aeróbico/anaeróbico de intensidad moderada que incida sobre la fuerza muscular, la capacidad aeróbica y las habilidades de coordinación en niños y niñas de entre 9 y 13 años, mejora su condición física independientemente de su estado de maduración (Enríquez-Del-Castillo 2022).

La maduración somática aumenta las capacidades físicas en los niños sin necesitar de implementar un programa de entrenamiento ninguno. Esto es lo que sucede cuando pasamos los test de condición física de manera periódica en esta población especial y se produce una mejora natural, sin una relación concurrente con su entrenamiento y /o actividad física (Del Castillo 2023).

En la literatura científica existe una gran controversia, que se posiciona principalmente en contra, sobre el empleo programado del entrenamiento de la resistencia anaeróbica láctica en niños. Posicionamiento en contra, tanto en niños durante la “Edad de oro del aprendizaje” que transcurre en la etapa escolar de Primaria entre los 8 y 12 años, como más allá, durante los primeros cursos de Secundaria. Y esta forma de trabajo abarca tanto el campo del rendimiento deportivo, como en el de ejercicio en salud y enfermedades, o en las clases de Educación Física principalmente.

El objetivo de escribir este artículo es comprender mejor la generación de la energía muscular y la fatiga, durante y después del ejercicio intensivo en los niños, ya que tiene una importancia fundamental para los preparadores físicos, entrenadores, profesores de EF, y médicos. Estos últimos, son el primer eslabón y derivan a los escolares sedentarios o con alguna patología o enfermedad mediante la “receta deportiva” a los Educadores Físico Deportivos (CAFYD) de las UAEFs (Unidades Activas de Ejercicio Físico, BOE 11933 de Julio 2022).

Sobre el entrenamiento en niños tienes varios artículos en el Blog, como la “Guía actual y científica de entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes | Referencia para los padres y los profesionales de la Educación Física y el Deporte”, si quieres profundizar más en ello.

El ejercicio físico no es un pasatiempo, es absolutamente necesario para el desarrollo motriz de los niños y la supervivencia de los adultos

Del Castillo 2023

PUNTO DE PARTIDA: EL CONOCIMIENTO TRADICIONAL SOBRE EL ENTRENAMIENTO ANAERÓBICO LÁCTICO EN NIÑOS LO DESPLAZA A LA SUPERACIÓN DE LA CRISIS PUBERAL

1. Se parte de la base de que los niños tienen un metabolismo anaeróbico inmaduro, debido a una baja actividad de las enzimas glucolíticas (lácticodeshidrogenasa o LDH, fosfofructokinasa­ o PFK…). Mientras, su metabolismo aeróbico es extraordinariamente activo debido a una incrementada actividad enzimática oxidativa y, por tanto, la base metodológica de trabajo debe ser aeróbica (Guerrero 2005).  

2. Un hecho ampliamente aceptado es que las concentraciones de lactato sanguíneo en los niños (como indicador de la actividad de la glucólisis anaeróbica) son menores para cualquier intensidad de ejercicio. La concentración de lactato en la sangre es de 1 o 2 mmol/l en reposo, pero puede aumentar hasta 20 mmol/l durante un esfuerzo intenso. Se debe recordar que el pH fisiológico en el cuerpo humano se encuentra solo en su forma disociada, es decir, como lactato y no como ácido (Villa Jiménez 2016). Por tanto, hablemos siempre de lactato, y no de ácido láctico.

3. “De forma intencionada, la resistencia anaeróbica láctica prácticamente no se comienza a abordar de forma intensa hasta superar la crisis puberal, a los 13 – 14 años. Resultaría anti-fisiológico y nocivo, por la inmadurez de esta vía metabólica, y su mayor dificultad en aclarar lactato”. El organismo no está capacitado para soportar la acidez producida por este tipo de ejercicios (lactato: producto generado en los músculos, tras la combustión de la glucosa por vía anaeróbica).

4. Los niños pueden realizar esfuerzos anaeróbicos, de forma natural en multitud de juegos, pero no se forzará de forma intencionada su entrenamiento. En edades anteriores, un buen trabajo de resistencia aeróbica es lo más conveniente. Los “trabajos anaeróbicos importantes” no empezarán a combinarse con el trabajo aeróbico hasta los 16 – 17 años (en una proporción aprox. de un 20-25% respecto a la aeróbica).  

DUDAS RAZONABLES QUE NO ENCAJAN, UN MARIDAJE QUE NO ACIERTA A VINCULAR LA FISIOLOGÍA INFANTIL CON EL EJERCICIO RECOMENDADO EN LAS GUÍAS DE REFERENCIA EN CIENCIAS DEL DEPORTE PARA NIÑOS

Abordando específicamente este debate, que para mi resulta muy interesante, cuando indagamos en estudios hechos sobre la obtención de energía en el niño (Baquet 2003), encontramos distintos protocolos. Algunos inapropiados en niños (fisiológicamente no son adultos en miniatura), otros con muestras pequeñas (insuficientes para extrapolar datos) y/o con entrenados o poblaciones especiales, y también estudios que carecen de grupo control. Todo esto nos hace entender que hay que tratar con mucho cuidado la información obtenida de estos estudios, y que mucha de esa información, probablemente parta de hipótesis erróneas, que se han ido arrastrando como incuestionables a la largo de la historia de las Ciencias del ejercicio.

En esta misma línea de duda razonable, esta incompatibilidad descrita no casa bien con la actividad innata y natural observada en los niños. Actividad basada fundamentalmente en movimientos y juegos de potencia, saltos, lanzamientos o carreras de corta duración y alta intensidad.

Además, aunque se ha sugerido que este tipo de actividad física tiene un importante efecto sobre el crecimiento y desarrollo durante la niñez, muchos pediatras y médicos del deporte consideran (de forma errónea) que la función anaeróbica está más relacionada con el rendimiento y menos vinculada con la salud, que la función aeróbica (Guerrero 2005). Planteamiento que, en la actualidad, con numerosos trabajos de investigación, debido a la popularidad del HIIT en la mejora de enfermedades y patologías diversas (diabetes, síndrome metabólico, obesidad, hipertensión, etc.) se ha demostrado que no es cierto (Del Castillo 2023). Así, el ejercicio de intervalos de alta intensidad estimula la secreción de la hormona del crecimiento (GH). Por ejemplo, 10 x 15 segundos con 1 minuto de recuperación entre intervalos, en niños con baja estatura y retraso en el crecimiento (Dror 2021).

METABOLISMO AERÓBICO EN NIÑOS

  • El Consumo de oxígeno máximo, VO2 máx., alcanza su valor más alto entre los 17 y 21 años, reduciéndose luego linealmente con la edad.
  • En niñas y mujeres esa reducción se inicia a edad más temprana, entre los 12 y 15 años.
  • Sin embargo, al expresar el VO2 máx. en los niños en valores relativos al peso corporal (ml/kg/min), no varían casi nada desde los 6 años hasta la edad adulta, aunque en las niñas las capacidades aeróbicas muestran una reducción gradual a partir de los 13 años.
  • Es común encontrar en la bibliografía afirmaciones referentes a que los niños tienen una mayor capacidad de producción energética por el ciclo de Krebs. Producción energética facilitada por una mayor densidad relativa de mitocondrias, una gran actividad de las enzimas aeróbicas y una mayor concentración de lípidos intracelulares en comparación con los adultos, además de una actividad de enzimas musculares oxidativas (lipo-amida-deshidrogenasa…) mayor que en adolescentes y adultos.
  • No existe base científica suficiente para defender una mejora sustancial del VO2max en los niños y durante la pubertad en relación al entrenamiento aeróbico (Guerrero 2005).
Ejercicio aerobico en niños | entrenamiento personal

METABOLISMO ANAERÓBICO EN NIÑOS. Potencia y Capacidad anaeróbica.

Producción de Lactato en niños

Numerosos estudios, en adolescentes y adultos, generalmente muestran mayor potencia y capacidad anaeróbica que en los niños, tanto expresadas en valores absolutos como relativos a la masa corporal y a la masa magra. Están de acuerdo en que la producción de energía a través de las vías metabólicas anaeróbicas parece depender de la madurez.

Muchos trabajos anteriores han reportado concentraciones de lactato sanguíneo y muscular menores en niños que en adultos. Pero la mayoría de estos trabajos se han realizado usando pruebas de potencia anaeróbica como el TEST DE WINGATE, el más utilizado (consiste en pedalear lo más rápidamente posible durante 30 o 45 segundos, tratando de buscar una relación óptima de fuerza-velocidad). Estas pruebas podrían no ser las más adecuadas en sujetos que todavía no han alcanzado su desarrollo muscular completo, ya que este test está muy condicionado por la potencia muscular, y los niños tienen una masa muscular obviamente menor que los adultos.

El hecho de que el pico de potencia y la potencia media en un test de Wingate sean inferiores en niños, no implica necesariamente que tengan una limitación en la producción de energía a través de la glucólisis anaeróbica. Pueden haber otras explicaciones alternativas como factores hormonales y neuromusculares, más que una limitación en la producción de energía.

Partiendo de esta base, algunos autores han realizado estudios en los que someten a niños y adultos a tests de duración más larga (60″, 90″). En estos trabajos, se observan valores de lactato sanguíneo mayores comparados con los valores de lactato que se obtienen con tests de 30″ en niños (Guerrero 2005).

En esta línea, un estudio con 35 niños varones (10-12 años) analizó la respuesta del “Lactato sanguíneo en niños durante un test progresivo hasta el agotamiento en cicloergómetro” con escalones de 1 minuto, iniciándose a 25 vatios con incrementos de 10 W/min. La conclusión fue rotunda, y en contra de lo clásicamente aceptado:

“La mayor producción de lactato en los niños, tanto en relación a la masa como a la potencia, sugieren una mayor participación relativa de las vías metabólicas anaeróbicas en la generación de la potencia muscular total, lo que hace dudar de la idea de una supuesta inmadurez de la glucolisis anaeróbica en los niños”.

Al expresar los valores de lactato por kg de peso corporal, y por vatio de potencia alcanzada, encontramos diferencias significativas importantes entre ambos grupos, siempre a favor de los niños:

  • La producción de lactato por unidad de masa corporales es 1,6 veces mayor.
  • Y la producción de lactato por vatio es 2,9 veces superior.
  • Así mismo, el valor de lactato por kg de peso, y por cada vatio de potencia, es también muy superior (4,6 veces) en los niños.
  • Sin embargo, el grupo de adultos muestra un valor 1,77 veces superior de potencia por unidad de masa corporal.

Las cifras de ventilación (capacidad de eliminar CO2) y lactato encontradas en el estudio sobre “Ventilación y lactato sanguíneo en niños durante una prueba máxima incremental en cicloergómetro” (mismo protocolo utilizado por Guerrero en 2006) no son diferentes de las que vemos en adultos entrenados (ciclistas y triatletas) al final de un test similar. Por tanto, nos preguntamos si realmente la producción de lactato en los niños es menor que en los adultos (Villa Jiménez 2016).

Actividad espontánea y más común en niños y adolescentes

Investigaciones actuales apoyan esta idea, centrando la actividad espontánea y más común en niños y adolescentes en tareas de corta duración e intensidad submáxima. El trabajo de Bailey muestra que, la duración media de la actividad de los niños de 6 a 10 años es de 6 segundos para actividades de baja-media intensidad, ocupando un 77,1% del su tiempo total. Duración que para actividades de alta intensidad es de 3 segundos, ocupando el 3,1% del tiempo. El 95% de sus actividades duró menos de 15 segundos. Los niños realizan estallidos muy breves de actividad física intensa intercalados con intervalos variables de intensidad baja y moderada (Bailey 1995. Guerrero 2006).

Hipótesis de una actividad PFK (fosfofructocinasa) inmadura

En ese mismo trabajo, con 46 niños activos de 7 a 9 años, se argumenta respecto a la hipótesis de una actividad PFK (fosfofructocinasa) inmadura, que hay dos aspectos que hacen dudar de que sea cierta:

  1. El primero es que no es razonable que una vía metabólica tan temprana en la filogenia del metabolismo de los mamíferos, como es la glucólisis anaeróbica, pueda tener una falta de madurez tras el nacimiento. Mientras que sin embargo, una vía posterior y mucho más compleja (como la vía oxidativa) esté trabajando a plena capacidad.
  2. La segunda es que, dado que la PFK actúa en un estadio que es común tanto en la fase aeróbica como en la anaeróbica de la glucólisis, su defecto debería causar una reducción global de la energía obtenida a partir de carbohidratos, y no solo de la obtenida por procesos anaeróbicos. De hecho, esto es lo que ocurre en la enfermedad de Tauri, que es un déficit congénito de PFK.

Conclusiones sobre el metabolismo anaeróbico láctico en niños

Por tanto, no parece lógico que los niños tengan un metabolismo anaeróbico inmaduro antes de la pubertad, ya que la actividad espontánea observada durante toda la niñez requiere una vía rápida para obtener la energía.

Deberían considerarse otros mecanismos para explicar los valores bajos de lactato encontrados en niños durante pruebas de potencia anaeróbica, puesto que parece claro que esto no es así en otro tipo de pruebas como las que nosotros hemos realizado más acordes con la edad.

  • Entre otros mecanismos habría que considerar un aclaramiento más rápido desde el compartimento sanguíneo, o una mayor actividad de la neoglucogénesis hepática (Ciclo de Cori) como ocurre durante la vida fetal, cuando la demanda energética es tan alta.
  • Una hipótesis a tener en cuenta sería que la glucólisis anaeróbica estuviera plenamente activa en los niños (con la consiguiente alta producción de lactato), pero estuviera equilibrada tanto por una alta actividad del Ciclo de Cori, como por una ventilación muy eficiente.
  • De hecho, en algunos deportes como la natación, los valores de lactato se pueden utilizar para la determinación de intensidades de entrenamiento con la misma validez que en jóvenes y adultos.

Por otra parte, parece ser que los valores de lactato son independientes de la edad cuando se ponen en relación con la tasa de oxidación de carbohidratos.

Además, varios estudios han demostrado que, durante series repetitivas de sprints separadas por intervalos cortos de recuperación, los niños prepúberes, en comparación con los adultos, son más capaces de mantener su rendimiento sin fatiga sustancial.

  • Las pruebas sugieren que la recuperación de los ejercicios de alta intensidad es más rápida en los niños que en los adultos.
  • Y que las carreras repetidas a altas velocidades separadas por intervalos cortos de recuperación pueden mejorar tanto el rendimiento aeróbico como el anaeróbico.

Aunque la actividad continua de tipo aeróbico está más consolidada científicamente como modo de entrenamiento, los ejercicios repetidos de alta intensidad a corto plazo en los programas de educación física deberían considerarse para mejorar la aptitud aeróbica, así como la anaeróbica, en los niños (Ratel 2004), especialmente cuando el tiempo disponible en nuestro país en horario lectivo curricular es bajo en comparación con Europa (Del Castillo 2023).

Los resultados sugieren que son necesarias intensidades superiores al 80% de la frecuencia cardiaca máxima para esperar una mejora significativa de la VO2 máximo, aunque solo de un discreto 8-10% (Baquet 2003).

Ejercicio-anaeróbico-niños-entrenamiento-personal
Ejercicio-anaeróbico-niños-entrenamiento-personal

RECUPERACIÓN DE LA POTENCIA MUSCULAR ANAERÓBICA EN NIÑOS

La generación de potencia muscular de los chicos se recupera más rápidamente que la de los hombres tras un ejercicio intenso.

“La recuperación más rápida de la POTENCIA MUSCULAR en los chicos tras un ejercicio supra-máximo de la parte superior del cuerpo se explica en parte por la menor potencia generada por los chicos, atribuida en parte a una menor capacidad anaeróbica, y a la mayor contribución relativa de los procesos aeróbicos al rendimiento y la recuperación de las tareas de tipo anaeróbico” (Weinstein 2018).

Obviamente, como hemos visto anteriormente, esta explicación no es acertada, y depende más de factores musculares cualitativos (fibras de tipo II, habilidad glucolítica, coordinación motriz y activación de unidades motoras) que deben tener relación con este hecho (Guerrero 2005).

Al depender de la fuerza y velocidad de pedaleo, es importante tener en cuenta que los niños poseen una menor fuerza (debido a factores hormonales, neuromusculares, de coordinación, eficacia mecánica…) lo que, a su vez, condiciona la velocidad desarrollada (Guerrero 2005). Además, se utiliza nuevamente el test anaeróbico de Wingate (WAnTs) con 30 segundos de pedaleo, esta vez utilizando los brazos.

Lo que si nos interesa de este estudio es una de sus conclusiones, ¡Los niños resisten mejor la fatiga que los adultos durante una o varias sesiones repetidas de ejercicio de alta intensidad, no solo en el tren inferior, sino también en el tren superior!

  1. La frecuencia cardíaca (FC) después de un ejercicio de alta intensidad se recuperaba más rápidamente en los niños que en los adultos (Buchheit 2010; Dotan y Falk 2015; Hebestreit 1993, 1996; Zafeiridis 2005).
  2. Del mismo modo, después de un ejercicio supramáximo, el consumo de oxígeno (VO2) volvía a los niveles previos al ejercicio más rápidamente en los niños que en los adultos (Armon 1991; Hebestreitet 1996; Zanconato 1991).
  3. Después de un ejercicio intenso, los niveles máximos de lactato en sangre ([Lapk]) y de [H+] en sangre son más bajos en los niños que en los adultos (Buchheit 2010; Eriksson 1973; Ratel 2002, 2006), mientras que la tasa de eliminación de lactato de la sangre es más rápida en los niños que en los adolescentes y los hombres (Beneke 2005).

FIABILIDAD DE LA CONCENTRACIÓN DE LACTATO EN LA ORINA TRAS EL EJERCICIO MÁXIMO COMO INDICADOR A EMPLEAR

Las concentraciones de lactato en sangre y orina después del ejercicio se correlacionaron significativamente en todos los casos, lo que demuestra la validez del lactato en orina como índice del metabolismo anaeróbico

Concluimos que el lactato en orina, tras su normalización a creatinina, podría utilizarse en la práctica del entrenamiento tanto por la mañana como por la tarde.

Cuando el lactato se normalizó con respecto a la creatinina, mostró una excelente fiabilidad en los niños y una fiabilidad de buena a alta en los adultos (Nikolaidis 2018).

entrenamiento-anaeróbico-en-niños-entrenamiento-personal
entrenamiento anaeróbico láctico | entrenamiento personal

RESPUESTA FINAL SOBRE EL METABOLISMO ANAERÓBICO EN NIÑOS

LA RESISTENCIA ANAERÓBICA LÁCTICA EN NIÑOS NO ES UNA VÍA METABÓLICA INMADURA. ESTE TIPO DE RESISTENCIA DE ALTA INTENSIDAD, CON FATIGA ASOCIADA Y PERIODOS DE RECUPERACIÓN INCOMPLETOS, SE PUEDE Y DEBE TRABAJAR COMO PARTE FUNDAMENTAL DEL PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO VINCULADO A LA SALUD Y RENDIMIENTO DEPORTIVO EN NIÑOS” (Del Castillo 2023).

Jose Miguel Del Castillo
Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CAFYD)
Colegiado EFD 55.255

REFERENCIAS

  1. Bailey RC, Olson J, Pepper SB, et al. The level and tempo of children’s physical activities: an observational study. Med Sci Sports Exerc 1995;27:1033-41. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/7564970/
  2. Baquet G, Van Praagh E, Berthoin S. Endurance Training and Aerobic Fitness in Young People. Sports Med 2003; 33(15):1127-43. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/14719981/
  3. BOE-A-2022-11933. Resolución de 4 de julio de 2022, de la Presidencia del Consejo Superior de Deportes, por la que se publica el Acuerdo de la Conferencia Sectorial de Deporte, de 9 de mayo de 2022, relativo a la distribución territorial y criterios de reparto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.
  4. Del Castillo JM. Una hora Diaria de Educación Física contra la Epidemia de la Obesidad Infantil”. 04 octubre 2016. Recuperado el 12 enero 2023 de: https://josemief.com/1hora-diaria-de-educacion-fisica-contra-la-epidemia-de-la-obesidad-infantil-hastag-ef1hdiaria/
  5. Del Castillo JM. Guía actual y científica de entrenamiento de fuerza en niños y adolescentes | Referencia para los padres y los profesionales de la Educación Física y el Deporte”. Última actualización, 12 septiembre 2022. Recuperado el 12 enero 2023 de: https://josemief.com/entrenamiento-de-fuerza-en-jovenes-ninos-y-adolescentes/
  6. Dror N, Pantanowitz M, Nemet D, Eliakim A. High-intensity interval exercise test stimulates growth hormone secretion in children. Growth Horm IGF Res. 2021 Apr-Jun;57-58:101388. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33906078/
  7. Enríquez-Del-Castillo LA, Ornelas-López A, De León LG, Cervantes-Hernández N, Quintana-Mendias E, Flores LA. Strength and VO2max Changes by Exercise Training According to Maturation State in Children. Children (Basel). 2022 Jun 22;9(7):938. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/35883922/
  8. Guerrero Almeida LM, Naranjo Orellana J. ¿Qué sabemos realmente acerca del trabajo físico en los niños (I)? Revista Andaluza de Medicina del Deporte 2005, 22, 108, 311-331. https://archivosdemedicinadeldeporte.com/articulos/upload/Revision_que_sabemos_311_108.pdf
  9. Guerrero Almeida LM, Naranjo Orellana J. ¿Qué sabemos realmente acerca del trabajo físico en los niños? (II). Revista Andaluza de Medicina del Deporte 2005, 22, 389-396. https://idus.us.es/bitstream/handle/11441/16549/file_1.pdf
  10. Guerrero Almeida LM, Carranza MD, Naranjo J. “Lactato sanguíneo en niños durante un test progresivo hasta el agotamiento en cicloergómetro”. Revista Andaluza de Medicina del Deporte 2006, 23, 115, 359-364. https://www.researchgate.net/publication/46727042_Lactato_sanguineo_en_ninos_durante_un_test_progresivo_hasta_el_agotamiento_en_cicloergometro
  11. Nikitakis IS, Toubekis AG. Lactate Threshold Evaluation in Swimmers: The Importance of Age and Method. Int J Sports Med. 2021 Jul;42(9):818-824. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33506445/
  12. Nikolaidis S, Kosmidis I, Sougioultzis M, Kabasakalis A, Mougios V. Diurnal variation and reliability of the urine lactate concentration after maximal exercise. Chronobiol Int. 2018 Jan;35(1):24-34. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29172728/
  13. Ratel S, Lazaar N, Dore E, Baquet G, Williams CA, Berthoin S, Van Praagh E, Bedu M, Duche P. High-intensity intermittent activities at school: controversies and facts. J Sports Med Phys Fitness. 2004 Sep;44(3):272-80. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15756166/
  14. Villa Jiménez I, Aguilar Cordero MJ, Guisado Barrilao R, Naranjo Orellana J, Guerrero Almeida L. Ventilación y lactato sanguíneo en niños durante una prueba máxima incremental en cicloergómetro. Nutr Hosp. 2016 Mar 25;33(2):132. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27238813/
  15. Weinstein Y, Inbar O, Mor-Unikovski R, Luder A, Dubnov-Raz G. Recovery of upper-body muscle power after short intensive exercise: comparing boys and men. Eur J Appl Physiol. 2018 Aug;118(8):1555-1564. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29761312/

Subscríbete a nuestra newsletter

CIENCIAS DEL DEPORTE (EFD Colegiado 55.255).
El Ejercicio es Medicina y Rendimiento 🏋️💊 “Si existiera un fármaco que hiciera lo que el Ejercicio Físico hace, sería la mayor revolución de la historia y se promocionaría en todo el mundo”.
¡Artículos y vídeos de entrenamiento y salud!

ENTRENAMIENTO · DOCENCIA · FORMACIÓN · DIVULGACIÓN

Si te gusta lo que hago, invitame a un café

NUESTRO BLOG
¿AÚN NO HAS ENCONTRADO LO QUE BUSCAS?

Vuelve a la página de nuestro blog para afinar tu búsqueda sobre lo que estás buscando.

0

Tu carrito

    Producto Precio Cantidad Total
Vaciar carrito

Carrito esta vacío